75 Aniversario de Diario SUR

Medio siglo de una cita diaria con el humor

Manuel García Duarte, ‘Elgar’ Humoristagráfico. Decano del humor gráfico Nació en Marruecos el 14 de febrero de 1926. De padres malagueños, trabajó en el Colegio de Aparejadores de Málaga, labor que compaginó dibujando viñetas en prensa. Empezó en 1944 en ‘La Tarde’ al sustituir a su hermano cuando se fue a la mili, luego en ‘La Hoja del Lunes’ y en otros medios. En SUR lleva medio siglo de manera continuada, «sin faltar un solo día».
04-12-2011 - José Miguel Aguilar

Conversador fluido, lucha contra la retentiva que el paso del tiempo resquebraja, pero vence en esa batalla contra la edad que le permite ser parte de la memoria de dos siglos. Recuerdos van y vienen en una mente que dibuja la realidad a través de viñetas que trazan la sonrisa ajena. Sesenta y siete años esbozando la actualidad con bosquejos que cuentan enunrecuadro «lo que sucede en el mundo». Si como vida laboral parece una eternidad, como hazaña es insuperable: medio siglo sin faltar a la cita diaria con el lector de SUR de forma ininterrumpida.

Sus ojos, entre cansados por su trabajo de orfebre del humor y enfermos por una dolencia que le consume la vista, son vivarachos y expresan el ímpetu de aprender para seguir siendo testigo directo de esta España tan diferente de aquella en la que nació en 1926. En su piso de Huelin, residencia veraniega con impresionantes vistas a la bahía de Málaga, el sol de esta mañana otoñal acompaña el relato de su vasta carrera en los periódicos. Hasta su entonación parece, pero no lo es, de otra época. Su expresividad, que disfraza de una timidez tenaz, engaña al reloj, con cambios de tercio en relatos que deberían estar recogidos en la enciclopedia de malagueños ilustres. Porque Elgar lo es.

Acrónimo de Manuel García Duarte, este humorista gráfico que rezuma modestia y exhibe una sencillez propia de quien tiene ganada la partida a la vanidad pide suprimir cualquier tratamiento de cortesía: «Llámame de tú, que todavía soy joven », espeta a sus 85 años. Esta fascinación por eludir ser anciano no evita, sin embargo, que se marque metas a corto plazo: «Me conformo con llegar a Navidad». Como si la vida no fuera una cima hollada ya por este hombre que no sabe contar chistes, pero sí hacer reír.

«Me nombraron Aparejador Honorario sin ser aparejador yMalagueño del Año sin ser de aquí; fui premiado conla Medalla deOro por laAsociación de la Prensa sin ser periodista y en Fuengirola pusieron una calle conmi nombre y nunca viví allí», detalla con gracejo. Y relata cómo fueron sus comienzos: «Escribía cuentos cortos, perono sabía dibujar. El director de ‘LaTarde’, Antonio Gallardo, me obligó a hacerlo; aprendí sin estudios cuando mi hermano se fue a la mili. Por la noche hacía las cabeceras de las secciones del periódico tras salir de trabajar en el Colegio deAparejadores».

A la hora de plasmar un hecho, «nome cuesta trabajo pensar el chiste, tengo más dificultad para dibujarlo », desvela. Tras la siesta, en una hora, la viñeta cobra vida. Respecto a la profesión, «siempre ha habido buenos periodistas, lo único que ha cambiado es la forma de buscar noticias y de trasladarla al lector en los medios». Su única preocupación a estas alturas es a quién legar su vasta biblioteca –incluidas miles de viñetas que han divertido durante tantas décadas a unmontón de malagueños–, pues su patrimonio tiene destino, Cáritas.

     
Copyright © 2011 www.75aniversariosur.es SUR 75 aniversario SUR sur.es
  Copyright © www.diariosur.es